¿Se puede volver a congelar el marisco una vez descongelado?

Sois muchos los que habéis preguntado si, una vez descongelado el marisco, pude volverse a congelar.

La respuesta es, rotundamente NO y hoy queremos explicaros por qué.

Cuando se congela un alimento, las bacterias que éste pueda contener sobreviven en su mayoría, aunque en el estado de congelación queden inertes y no se reproduzcan. Pero están ahí.

En el momento en que lo descongelamos, esas bacterias se reactivan y continúan su proceso de crecimiento, igual que sucede con el producto fresco, por lo que su conservación debe ser la misma: en frío y con el mismo tiempo de caducidad.

Pero si volvemos a congelarlo, lo haríamos con una mayor concentración de bacterias que la primera vez, bacterias que en la segunda descongelación volverían a reproducirse, con el evidente riesgo para nuestra salud.

A eso hay que sumarle que el agua que posee el alimento, se cristaliza y rompe los tejidos, haciendo que pierda sabor y textura, y además hace que proliferen las bacterias más rápidamente.

Por eso NO se debe congelar un alimento descongelado previamente.

En el caso de querer congelar un alimento fresco, éste debería ser lo más fresco posible, ya que a cada día las bacterias se reproducen exponencialmente. Es muy importante que te asegures al comprarlo, que no ha sido previamente descongelado.

Distinto es el caso en que, un alimento descongelado se cocine y se quiera congelar una vez cocinado. En este caso, el proceso de las altas temperaturas al cocinarlo acaba con la mayoría de las bacterias, por lo que sí sería seguro congelarlo, siempre que se haga recién cocinado y antes de que comience el proceso de contaminación.

En Castellar, nuestros pescados y mariscos comienzan su proceso de ultracongelación en el mismo barco de pesca, por lo que el impacto bacteriano es mínimo.

 

Al tener cocedero propio, congelamos nuestros productos justo al acabar la cocción, por lo que la seguridad alimentaria está garantizada.

Por eso te aconsejamos que descongeles sólo la cantidad que vayas a consumir en un corto espacio de tiempo, y si por algún motivo, es una cantidad demasiado grande, cocínala y congela cuando aún no haya terminado de enfriarse del todo, evitando así que las bacterias campen a sus anchas y se reproduzcan, poniendo en peligro tu salud y la de los tuyos.

¿Tienes un poco más claro cuándo y cómo congelar el marisco?

Esperamos que este artículo te haya despejado tus dudas.